"El jardín es una gran metáfora de la vida espiritual: incluso nuestra vida interior necesita ser cultivada y trabajada, requiere siembra, riego, cuidado continuo y debe protegerse, defenderse contra interferencias indebidas. El jardín, como el espacio interior de nuestra vida, es un lugar de trabajo y deleite, un lugar de siembra y cosecha, un lugar de espera y satisfacción. Solo de esta manera, en espera paciente y laboriosa, bajo custodia cuidadosa, puede dar fruto en su tiempo ".
(Enzo Bianchi)

Y así, de madre a hija, el acto de cultivar un pequeño huerto, recoger ensalada, regar una flor, se convierte en una lección de vida. De paciencia, de cuidado, de constancia.

Hoy acompañé a mi sobrina Gabriella para pasar el día en el huerto. Bajo el sol de primavera, las flores recién florecidas y la ensalada más fresca para recoger. Los niños que estaban inquietos y nerviosos en casa, se calmaron apenas llegaron al jardín, y cada uno encontró algo que hacer. El jardín es como un jardín, pero se convierte en una fuente de descubrimientos maravillosos, como las páginas coloreadas de un libro.

Recogiendo el cohete encontramos un caracol, cortando una vaina de habas, una mariquita se fue volando. Y en medio de los gritos del pequeño Leo, un lagarto asustado se escondió en los arbustos.

A veces se necesita muy poco para ser feliz y transmitir respeto por la naturaleza. Y mientras enseñamos a tratar con disciplina, ¡los niños nos enseñan a sorprendernos nuevamente!

            

Del jardín a la mesa: receta de ensalada con camembert de leche de cabra y pesto de avellanas

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS:

  • Ensalada mixta fresca disponible: lechuga, rúcula, hojas de apio, acedera
  • Habas crudas frescas
  • Flores de salvia
  • Avellanas tostadas y limpias
  • 2 cucharadas de vinagre de manzana
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 camembert de leche de cabra en rodajas pequeñas
  • 1 / diente de ajo previamente blanqueado y privado desde el interior
  • Sal y pimienta para probar.

 

 

PREPARACIÓN:
Después de lavar y secar bien toda la ensalada, retirarla del suelo, recojo los frijoles frescos de la vaina. Pesto en un mortero un puñado de avellanas con un pequeño trozo de ajo y una pizca de sal. Agrego las dos cucharadas de vinagre de manzana y emulsiono con el aceite virgen extra, batiendo vigorosamente con un tenedor. Compongo el plato con las hojas de ensalada, las rodajas de camembert, las habas frescas y finalmente agrego el pesto de avellanas y las flores de salvia.

 


Subscribe

Language
Italian
Open drop down